Grupos de oración ¿dónde hay un grupo de oración?

gruposoracion

Alabanza, música, encuentro... ¡Jesús Vivo!

leer más

Seminario de Vida en el Espíritu Santo

b SVE

Un encuentro personal con Jesuscristo

leer más

Libreria Libros, música, ebook, artículos religiosos

bolsaofertas-navidad

Todas las novedades editoriales y musicales

leer más

Imprimir

Reseña del encuentro de profundización del MN. de la Salud

En los primeros días del mes de octubre el Ministerio de la Salud de la Renovación ha tenido su encuentro; abierto a cuantos se sienten llamados  acompañar a personas que sufren. En estos días puestos bajo la, para nosotros, significativa advocación de Santa Teresita (que encarna la humildad y pequeñez de quien lo recibe todo de Dios) y de los ángeles custodios (¿qué mejor apoyo para quienes quieren acompañar por los caminos de la vida y del sufrimiento?) hemos experimentado el gozo de la comunión que convirtió en vida entre nosotros lo que dice el salmo 133: “¡Oh, qué bueno, qué dulce, habitar los hermanos todos juntos!”.

 

 

Que el Señor “ha estado grande con nosotros y estamos alegres” es algo que decimos con frecuencia; tanta que a veces se corre el riesgo de convertirlo en una frase hecha o un cliché piadoso. Pero en realidad la profunda unción de este encuentro ha sido una sorpresa para muchos, sobre todo para quienes todavía no habían experimentado cómo bendice el Espíritu a los hermanos de la Renovación que se reúnen para intentar transparentar desde su pobreza la misericordia del Corazón de Cristo hacia el que sufre.

 

Nuestro lema era “Pon calor de vida en el hielo”; un lema, sacado del “Veni Sancti Spiritus” y que sentimos que el Señor nos inspiraba, y todo el encuentro no fue sino un modo de desarrollarlo y de vivirlo en comunión. Los propios hermanos del ministerio organizaron, llevaron adelante e incluso predicaron las enseñanzas desde su pobreza ungida por el Señor. Begoña nos mostró la finalidad del Ministerio de la Salud: Crear oasis y fortalezas de comunión donde “cuidar a los cuidadores”, donde “plantar hombres” para acompañar al sufrimiento. Oasis donde se sientan respaldados, sostenidos y fortalecidos frente a la soledad y a la cultura de muerte que nos invade y que se infiltra en nuestras almas y corazones sin que nos demos ni cuenta, como nos mostró Quisco en su enseñanza sobre el “hielo”.

 

Gregorio nos habló de cómo realizar ese “pon” del lema del retiro; mediante una contemplación que nos enraíce en la presencia misma de Cristo; pues sabemos que “si el Señor no construye la casa, en vano se cansan los constructores”, conscientes de que el mundo moderno (tan infiltrado por el “frio” de la cultura de muerte) no necesita más planes, técnicas y actividad sino adoradores que no se muevan sino sumergidos en la presencia de Dios y contemplando su rostro en el del hermano. Por último Sonia nos habló con un testimonio vivido y humano de ese “calor de vida” de la misericordia, ante todo experimentada en la propia existencia, pues nadie da lo que no tiene.

 

Sería no acabar hablar de los testimonios, del compartir de los hermanos, del padre Yelman que nos acompañó generosamente durante todo el encuentro, de las mil historias benditas de la vida de cada hermano en su contacto con quienes sufren: enfermos, inadaptados, personas que necesitan ser acompañadas durante un breve instante o durante un largo camino, tantas veces penoso pero llamado a la resurrección. ¡Mil gracias Señor! por habernos mostrado, otra vez, la hermosura de tu Corazón misericordioso.

 

Y a quienes se sienten interpelados por el sufrimiento, pero demasiado pobres, asegurarles que es a los pobres a quienes el Señor llama; sobre todo cuando, como en la parábola del mismo Cristo, tantos “ricos” y “capaces”, están demasiado ocupados para acudir al banquete. Ven sin temor a los encuentros regionales del ministerio: Ven y pasa al banquete de tu Señor.

Librería RCCE Libros, música, ebook, artículos religiosos

CDCantad12

Remasterización de los casetes de.
Cantad al Señor (vol 1 al 4)

¡Ya en tu librería!

Nuevo PentecostésRevista de la RCCE

NP154